Reseña: La Roux en Madrid

Por • Mar 19th, 2010 • Categoria: CDCreseñas
La Roux

La Roux. Foto por Mónica Alarcón

Madrid, 12 de Marzo, La Riviera.

Llegamos tarde como siempre, da igual. Multitudes ninguna y el artista invitado ya va por más de la mitad de su espectáculo.   Después de armarnos con sendos cubatas (como se conocen a los cubalibres en estas latitudes), nos abrimos campo hacia el universo Elly Jackson, más conocida como La Roux, que en pocos minutos nos entregará un concierto enmarcado por la mas actual electrónica y la nostalgia de los sintes análogos.

Unos veinte minutos de espera y por fin sale al escenario, avisando a la multitud ‘Es mi cumple’, y comienza. Lo primero que nos entrega es ‘Tigerlily’, francamente el corte más flojo de su disco debut ‘La Roux’, sin embargo parece gustarle a muchos de los asistentes. Continúa , adelanta ‘I’m not your toy’, que pensamos iba ultima por ser un muy buen pelotazo calypso-bailable, y te entra en la cabeza que no necesita depender de estos trucos para mantener show. En esta década ya esta muy visto hacer canciones de relleno. Entramos en ‘Cover Your Eyes’, su tema lento, a medio camino entre el gospel y la balada New Romantic ’83, un gustazo de principio a fin, muchas palmas y brazos de un lado al otro, y mas ‘cumpleaños feliz te deseamos a ti’.

Ya estamos con el público muy entregado, ya se pagó la boleta, y la banda responde con una seguidilla de temas, donde sobresalen ‘Quicksand’ (con olvidada de letra incluida), ‘In for the Kill’ , y al medio tiempo ‘As If by Magic’.  Uno de mis temas favoritos es ‘Colourless Colour’, que pasa un poco desapercibido en el álbum.

Se espera para entregar ‘Bulletproof’ hasta el final, después de terminar con el resto de temas del álbum, la gente salta y vibra, así  no existan muchas canciones disponibles, y la iluminación no pase de humo +  4 tabletas que parpadean de manera aleatoria.  Esta es la clave del show, es muy sencillo, salvo cuando tiene trances Bowie/Jackson y comienza a bailar como si fuera 1985 o cuando se pone cosas que luego le tira el publico: un bra, un delantal, unas gafas gigantes Elton.  Su equipo consiste en dos teclistas y un baterista ‘de esos de pads‘. Se nota que son músicos educados porque están haciendo bastantes cosas distintas con cada mano, a toda velocidad. Hay una secuencia base para cada canción, pero el resto de detalles son entregados totalmente en vivo, y el resultado es versatilidad y sobre todo credibilidad, que le va faltando a muchos actos noveles demasiado Mac-dependientes.

Un momento curioso a la salida del concierto… yo no sabía que la gente todavía busca la firma del disco más que la foto.

Be Sociable, Share!
Etiquetado como: , , ,

reivindicando la agüepanela con queso.
Escriba a este autor | Todas las entradas por

Comentarios Cerrados.