CDCblog: Los 13 discos favoritos de 2010 de Umberto Pérez

Por • Dec 23rd, 2010 • Categoria: CDCstaff

Lo de siempre: finaliza el año y todos los aficionados a la música -popular y no popular- escarban en su memoria para comprobar si los discos y las canciones que creyeron iban a estar entre lo mejor, en efecto, resultaron siendo grandiosos, o, por lo contrario, se quedaron al margen de ese deseo irrefrenable de dar play para volver a escuchar ese bendito disco o aquella extraña canción. Sobra decir que las listas siempre están armadas desde la exclusiva subjetividad del aficionado, por lo tanto, deberían ser consideradas algo insignificante, teniendo en cuenta que el disfrute de la música es personal e intransferible, por no decir onanista.

Dicho esto, lo que ve, es lo que hay:

Mis 13 discos favoritos de 2010:

01 1. Tulsa – Espera la pálida: Recibí el disco en enero y se me reveló como lo mejor que escucharía en todo el 2010 pese a los once meses que aún restaban para que la música me sorprendiera, y sí que lo hizo, pero no con la magnitud de las once canciones de ‘Espera la pálida’.  Si en su primer álbum (Sólo me has rozado-2007) la española Miren Iza (alias Tulsa) sangraba con ternura, en este, la sensación es de una profunda derrota que se mitiga con su dulce voz, la instrumentación de una banda precisa (con Charlie Bautista en los teclados) que funciona como anestésico y la ironía como su mejor arma de defensa. Lo de Tulsa es rocanrol para lamer las heridas y esperar al lado de la carretera a que amaine el temporal.
02 2. Mavis Staples – You are not alone: Cómo resistirse a la combinación mortal de la voz de Mavis Staples y la producción de Jeff Tweedy. Un disco para creer en la redención del alma a través de la música. Gospel en todo el sentido de la palabra. A través de ‘You’re not alone’ la fe se hace tangible y terrenal. La prueba: las trece canciones de un álbum imposible, pero sobre todo, la voz de Mavis Staples, heredera de la tradición de su padre y de una historia que ella misma ha escrito desde los años cincuenta; la de la resistencia, la piedad, la esperanza y la emancipación de un pueblo, de una raza y de una especie. Un repertorio que va desde Randy Newman, pasando por Allen Toussaint hasta John Fogerty tamizado por el filtro sonoro de Wilco y dos canciones escritas por Tweedy que parece tuvieran cien años. Música, el verdadero nombre de dios.
03 3. Bruce Springsteen – The Promise: El lado “luminoso” del inmarcesible ‘Darkness on the edge of town’. Si aquel disco de 1978 apagaba el faro de ‘Born to run’, las 23 canciones radiantes de ‘The promise’ confirman que su creador estaba decidido a jugársela con un álbum con la amargura como protagonista, y se convierten en testigos excepcionales del pulso creativo que por entonces Springsteen le ganaba a la mala fortuna y a los despachos judiciales. Sin poder salir de gira, el “Boss” y su E Street band se dedicaron a componer y grabar hasta dar con el mejor disco de su carrera. Lo que quedó guardado por fin vio la luz este año para delicia de sus seguidores que aún se preguntan por qué espero tanto tiempo para que esto sucediera. Con corazón y muro de sonido, Bruce Springsteen abre las puertas de la tierra prometida.

04 4. Tom Petty & the Heartbreakers – Mojo: Dos años después de la resurrección de Mudcrutch, cuatro de la edición de su último álbum sin la banda, y ocho de la aparición de ‘The last DJ’, Tom Petty vuelve a juntarse con los Heartbreakers en pleno para crear el mejor disco de una banda de rocanrol en 2010. ‘Mojo’ es un disco largo que se pasa rápido; cada una de las quince canciones puede convertirse en una cátedra magistral de cuatro minutos sobre la música popular del siglo XX para aspirantes a revolucionarios “reivindicantes” del rock que sucumben a los encantos de la vanidad antes del tercer o cuarto disco. Como en los viejos tiempos, cuando eran jóvenes, los chicos rompecorazones han vuelto a encerrarse en un garaje lleno de guitarras modelo sesenta y pico para divertirse con melodías de blues, reggae, country y rocanrol sin perder la dignidad que impone la sabiduría que llega con los años. Una vez más, y sin querer queriendo, Tom Petty ha vuelto a humillar son su último gran disco.
< 5. Oí – Oí 2: Coincido con quienes se refieren al trío Oí como “el bambuco del siglo XXI”. Después del estupendo EP debut titulado escuetamente ‘Oí’, su primer álbum extiende y complementa lo que en él se expone. Música andina colombiana puesta al día, con canciones que nacen de la experiencia vital de dos vallecaucanos y un huilense que viven en Bogotá. En las colaboraciones de La Revuelta, Pernett y el armonicista Germán Pinilla, sumadas a las armonías vocales de Juan Consuegra, Fáber Grajales y Luis Hermida se puede hallar la veta del sonido de Oí: música del interior de Colombia aderezada de un poquito de folk-pop.
06 6. Eels – End times: La pulsión -o compulsión- creativa de Mark Oliver Everett o Mr. E parece no tener fondo, tres discos nuevos en el lapso de doce meses así lo demuestran: ‘Hombre lobo’, ‘End times’ y ‘Tomorrow morning’ vienen a ser la trilogía pop de un artista en estado de efervescencia pura.  Aunque en el disco del desenfreno y el deseo (‘El hombre lobo’) deja de lado toda connotación auto-referencial y en el último (‘Tomorrow morning’) se zambulle en una celebración de la vida después del final, es esa sensación de final amargo de una relación la que concentra todo el poder de ‘End times’; un arrullo que bien puede ser la banda sonora triste y lúgubre para descender a los infiernos.
07 7. Andrés Correa – Un lugar (EP): Después de dos años de silencio discográfico -si no tenemos en cuenta el compilado que editó en 2009- Andrés Correa vuelve a sorprender con un disco de cinco canciones nuevas (adelanto de su próximo álbum) que aunque corto en duración es grande en calidad artística. Lejos de la experimentación que le significo su trabajo como parte del proyecto ‘Los auténticos Water Resist’ este EP se acerca al disco grabado con Pala e incluso más a su segunda placa, llamada ‘Prueba y error’. Universalmente bogotano, Correa se deja tentar en este disco por influencias innegables como la de Rubén Blades, sin olvidar su amor por la música popular brasileña, y por supuesto, el rocanrol corre por sus venas.
08 8. Manolo Tarancón – Horas vacías (EP): En 2009 Manolo Tarancón editó ‘Imperfectos’, uno de los mejores discos en lengua castellana del año anterior. En 2010 y con canciones deseosas de ser grabadas y presentadas en público, este español volvió a encerrarse con su banda y el productor Paco Loco para concretar en cinco canciones el sonido de la banda en directo y dejar testimonio del buen momento creativo de un artista que cada vez más deja de ser una promesa y se acerca a los grandes de España. En ‘Horas vacías’ la tormenta que se avecina en la tapa del disco arremete con fuerza en cada canción transformándose en un tornado apabullante, que aunque lo evite no deja ileso a quien lo escucha.
09 9. Robert Plant – Band of Joy: Mientras Jimmy Page se rompe los sesos buscando un cantante para remedar a Led Zeppelin y John Paul Jones se conforma con ser un tercio de un power trío que no desmerece aunque tampoco es gran cosa, John Bonham se bebe todo el alcohol etílico del cielo mientras observa cómo su viejo compadre Robert Plant va de gira por el mundo presentando un álbum precioso y vital que decidió bautizar como la banda que los dos conformaron en los tempranos años sesenta antes de la leyenda. Con ayuda de destacados músicos de bluegrass (Budy Miller entre ellos), el eximio dios de oro aún recorre feliz las polvorientas trochas cubiertas por las raíces musicales del sur de los Estados Unidos.
10 10. Neil Young – Le Noise: Quienes esperaban que la comunión entre los canadienses Daniel Lanois y Neil Young fructificara en un disco similar a ‘Time out of mind’ (el segundo disco que Lanois le produjo a Bob Dylan y lo devolvió a los altares en 1997) se quedaron viendo un chispero. Porque de una parte, Lanois no apareció para resucitar la carrera de Young, y de otra, ninguno de los dos es tonto. El sólo título del álbum es grandioso y anuncia de qué van las ocho canciones. Esta vez no están los Crazy Horse pero a cambio Neil Young se divierte solo -como un niño- con su Les Paul mientras Lanois acentúa la ambientación de un disco introspectivo. ¡Y Jack White sigue intentándolo con bandas de rock!
11 11. Julián Mayorga – Maquinariaparadesmedireltiempo: El disco debut de este cantautor colombiano contiene todo lo que un gran disco debut debe contener: atrevimiento, ingenuidad, aspiración, novedad, yerros, pero sobre todo buenas canciones. Diez en total que se disfrutan de cabo a rabo en apenas cuarenta minutos. Producido por Andrés Correa y con la aparición estelar de los Auténticos Water Resist en algunas de las canciones, ‘Maquinaria…’ ubica a Mayorga en la línea estética de jóvenes cantautores hispanoamericanos que anidan en el folk-pop de melodías dulces pero no olvidan al ruido, padre de todo lo creado.
12 12. Julio de la Rosa – La herida Universal: Julio de la Rosa ha vuelve a sorprender con su álbum más reciente. La alegría y la ironía se deshacen entre la diversidad temática y sonora de las 16 canciones que componen el disco. En ‘La herida universal’ el sol brilla y pica pero no incomoda, todo lo contrario, tras la primera audición el autor sella una alianza con el escucha mediante la complicidad del que cuenta sus desvergüenzas y del que le sonríe porque las entiende, porque las ha vivido. Genial.
13 13. Jakob Dylan – Women and Country: Después de su casi eterna experiencia adolescente junto a los Wallflowers, Jakob Dylan ha capitalizado su experiencia vital al lado del músico más importante del siglo XX: su padre. En 2008 Jakob se lanzó a la piscina del artista solista con ‘Seeing things’, su importante disco debut producido por Rick Rubin, que dejaba entrever el nervio propio de este artesano de canciones. Dos años después y apadrinado por T-Bone Burnett y Neko Case, Dylan se despacha con ‘Women and country’ un álbum profundo, bucólico y maduro. Cuestión aparte: ¿No le habría resultado más eficaz al cuarto hijo de Dylan haber usado su verdadero apellido, para evitarse la cruz de las comparaciones? Pero bueno, ahí están las canciones.

A último momento y mientras terminaba esta lista de discos, se me cruza la última columna que Diego A. Manrique publica en El País. Como siempre, Manrique me pone a dudar si rediseño mi lista aunque ya es muy tarde para hacerlo. Pero no importa, la mayoría lo hacen como él lo explica.

Nota: El anterior resumen sólo refleja una porción de la música que me otorgó felicidad en 2010 y se remite únicamente a las canciones y discos editados en el presente año. Por último, este resumen, no compromete en nada a la opinión del comité editorial de Cortesía de la Casa, que gentilmente me cedió un espacio para publicarlo después de que leí esta entrada del blog Rockmatón de la edición española de Rolling Stone.

Be Sociable, Share!
Etiquetado como: , , , , ,

es Umberto Pérez
Escriba a este autor | Todas las entradas por

Una Respuesta »

  1. Buena selección, bien fundamentada, aunque por momentos parece una lista de 1979, no de 2010.
    Gracias por las novedades.