CDCblog: Estos NO son los 10 mejores discos de 2010. Por Carlos Ardila

Por • Dec 24th, 2010 • Categoria: Extended Play

Aparentemente 2010 fue un año malo para los discos. Mientras el año pasado para el post de los mejores diez álbumes tuve que partir de una lista corta de más de 60, en esta oportunidad tuve problemas para listar 20 trabajos rescatables.

Este bien podría ser el mejor disco de 2010. O quizás no.

Este bien podría ser el mejor disco de 2010. Igual no nos importa.

¿Me estoy volviendo más exigente? No creo. Simplemente estoy perdiendo conexión con las tendencias y los “fenómenos” musicales. Si siguen ahí, si han estado pendientes de los podcasts, o los mixtapes, o los mp3 que colgábamos cada día, o si eventualmente apagaron Radiónica, es probable que estemos en el mismo bote.

Desde hace rato dejé de cuestionarme “lo bueno” y “lo malo”. Desde hace rato pongo lo que me suena bien, las pocas cosas que adquieren significado para mi.

Estos son los discos que más me gustaron en 2010. Aquellos que aún me hacen temblar las tripas y me erizan los pelos del brazo.

Los invito a que dejemos a un lado la mentalidad de listados, encuestas, ventas, etc. y compartamos nuestros álbumes favoritos del año, sin temor a prejuicios y burlas, sino con el ánimo de hacer crecer el conocimiento colectivo que buscamos en este proyecto llamado Cortesía de la Casa.

Estos definitivamente no son los mejores discos del año.

* Las anotaciones que hago de cada álbum son vagas y pendejas, pero sinceras. No busco sorprender ni impresionar a nadie. Comenten lo que les dé la gana.

10. Marnie SternMarnie Stern

No es un álbum fácil. Hay tanta vaina ocurriendo entre la guitarra de Marnie y la batería de Zach Hill que resulta sencillo pasar por alto ese “ruidajo” y buscar sonidos más cómodos. Si se queda un rato será recompensado. Por lo menos así funcionó conmigo.

Marnie Stern: “For Ash” [mp3]

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

9. Tame ImpalaInnerspeaker

La mayor sorpresa australiana de 2010. Es difícil describir este sonido (como el resto), pero yo creería que así deberían sonar los Beatles en el presente siglo… si los Beatles fueran chéveres aún.

8. HarlemHippies

Son un jurgo de canciones, pero aún así caben cómodamente en un solo vinilo. Así ellos no lo admitan es lo-fi garajero del bueno. “Gay Human Bones” es de mis canciones favoritas del año, aunque no entiendo muy bien que significa el título.

7. The NationalHigh Violet

High Violet se lleva el título a “Disco épico del año”. Aunque es a mi juicio el trabajo más suave de The National, sus matices apelan a cualquier rango de gustos y necesidades musicales. Es el tipo de música que quisiera seguir oyendo en 40 años.

6. InterpolInterpol

Mala crítica recibió este álbum. No los culpo, a mí también se me hizo monotónico inicialmente. Luego lo oí en el campo, sin ruido a mi alrededor. Ahí mostró su belleza y su furia. Similar en ese respecto al High Violet de National, su sonido se mueve entre sombras. Me sorprendió su continuidad y atmósfera, pero hay que dedicarle tiempo.

5. JEFF the BrotherhoodHeavy Days

Esta banda presenta un sonido fuerte, efectivo, sencillo y con una amalgama perfecta de influencias. Uno de los discos favoritos de aquellos que más saben de música: los músicos.

4. She & HimVolume 2

Muchas niñas me han dicho que Zooey Deschanel no tiene talento, que no sabe cantar. Pura envidia. Yo digo que este disco lo hace grande la voz de Zooey, y si sigue así podría ser una de las voces icónicas de esta década.

3. girls in the eightiesFaceless Sonic Boom

Música hecha en un garaje (y en GarageBand, creo) por un campesinito desocupado y sus amigos, y luego puesta a disposición gratuitamente en su MySpace. Pop: sí. Ruido: sí. Piscina: sí. Del carajo: sí.

2. Titus AndronicusThe Monitor

A estas alturas deberán estarse preguntando ¿y The Suburbs? Pues no. Ese disco es muy largo. Mejor ponemos en el #2 otro disco conceptual. ¿La historia de una batalla durante la guerra civil estadounidense contada en paralelo a una historia de amor en la actualidad y repleto de referencias a la obra de Billy Bragg? ¡Pero claro que sí!

1. Ty SegallMelted

Retiro lo dicho. 2010 fue un año excelente para los discos. En 2010 conocí a Ty Segall y mi vida (junto con mi gusto musical) cambió. Para “mal”.

Otros que estuvieron cerca de estos 10 álbumes fueron los trabajos de The Black Keys, Woods, Neil Young, Kill The Lights, Deerhunter, Grinderman, Cloud Cult, Josh Rouse, Gigi y Woodpigeon.

El de Arcade Fire también está bueno, pero en serio creo que quedó muy largo. ¿Que tiene de malo lo largo? Todo. Además muchas canciones me recordaban a alguna otra banda y tan pronto terminaba iba derecho a buscar esa canción que detonaba en mi mente. Lo siento pero por lo menos para mí no tiene ni un pelo de continuidad, y eso que es un álbum “conceptual”. Así ni modos.

Be Sociable, Share!

es un fraude. Ahi donde lo ven con su pipa y toda su parafernalia, el hombre no tiene ninguna autoridad musical. Es mas, al tipo ni siquiera le gusta la musica. Oigalo y lealo bajo su propio riesgo pues sus opiniones no corresponden a las de Cortesia de la Casa. http://twitter.com/carlosardila
Escriba a este autor | Todas las entradas por

4 Respuestas »

  1. Me gusta encontrarme acá un montón de cosas que no conocí este año. Pero, lo que me parece más curioso es que, desde el primer párrafo, cobra más importancia el disco de Arcade Fire que cualquier otro disco mencionado.

    Así como cada una de las canciones de ese disco te hicieron ir a buscar esas otras canciones, yo solo quiero volver a oír The Suburbs (que me encantó, por más largo que sea, porque me parece que está muy bien construido y es redondito, quejumbroso, doloroso y lleno de luz, como me gustan a mí los discos) para ver si sí es tan largo y a qué me acuerda que no sea a él mismo.

    De resto, mil gracias por la “lista”. Me encantó.

  2. Es cierto. Aunque no fue mi intención, es evidente que el protagonista del post es The Suburbs. Desde el momento en que arranqué a escribir sabía que el no incluir ese álbum entre mis favoritos podría ser cuestionado. “A este hipster no le gusta nada que le guste a otra gente”.

    No lo incluyo porque ha ido desmenuzándose poco a poco en mi mente y en el playlist. La longitud presenta inconvenientes tanto técnicos, como de mercadeo y de memoria. Por otro lado la longitud se explica por el concepto, y el concepto es lo que más me llama la atención de The Suburbs. Es un gran álbum, muy probablemente el mejor del año, pero no para mí. Igual lo que yo diga respecto a esto no merece mayor importancia.

    El más reciente álbum de Arcade Fire sí tiene gran importancia. Es el primer trabajo verdaderamente independiente que haya sido nominado a un Grammy a mejor disco (para lo que vale un Grammy, pero es muestra de su importancia para “la industria”). Es el álbum a destacar en el año que rompió la balanza a favor de los artistas independientes (273 de 542 nominaciones al Grammy pertenecen a artistas independientes, más del 50%). Es el primer álbum que llegó al #1 en ventas gracias a una estrategia de promoción enraizada en blogs, en medios pequeños, independientes y alternativos.

    Ese sencillo adjetivo, “importante”, no se me ocurrió a la hora de describir a The Suburbs. Caí en cuenta gracias al comentario de Carolina. Esperemos que “la academia” lo encuentre igualmente importante.

    Y nunca sobra manifestar que me encanta que a la gente le guste este álbum y que la gente conozca a Arcade Fire.

  3. Es curioso porque, High Violet y el nuevo de Interpol figurarán en listas muy seguramente por mero ad pitchforkum. Con The Suburbs hay sentimientos encontrados: la pista inicial es un tributo a Neil Young, como si el Tonight is the Night renaciera de las cenizas y la segunda parte de The Sprawl es como si The Knife comenzaran a sonar como Blondie y Abba…pero “Ready to Start” y otras pistas me parecen pálidas en comparación a otras cosas con más energía y sentimiento que estaban presentes en sus dos primeros discos. Casi como el This Is Happening que tendrá 2 o 3 canciones muy logradas (diría yo que “Dance Yrself Clean” y “Home”) pero el resto es flojo en comparación a la obra de James Murphy.

    Bien por The Monitor, y creo que Lisbon de The Walkmen es una escucha bien interesante. Por Marnie Stern, diría que su hechizo no es muy efectivo en quienes ya están familiarizados con el trabajo de Ian Williams en Don Caballero, Storm & Stress y Battles.

    Para el autor, ¿su opinión en lo último de Best Coast y Deerhunter? soy fan de Atlas Sound pero no me cala mucho la banda principal y la nueva ola de noisepop jamás me la he podido aguantar (con la notable excepción de The Pains of Being Pure at Heart, llámenme hipócrita).

  4. Bien. Pensé que me estaba volviendo loco y que estaba oyendo a Abba en todo el The Suburbs. No quisiera echarle más leña al fuego. Todo el mundo tiene sus influencias, algunas más conocidas que otras. Pero esas “detonaciones” musicales hacen que el proceso de escucha de The Suburbs sea bastante abrupto, por lo menos en mi caso.

    Ahora la opinión solicitada. Deerhunter entró a mi lista corta y tiene un par de canciones verdaderamente memorables y de todo mi gusto (“Desire Lines” y “Revival”), pero a su vez tiene algunos cortes que no entendí (destaco entre esos “Helicopter”, el segundo sencillo). De nuevo aclaro, mi gusto suele ser más tradicional que experimental y hay muchas propuestas que simplemente no entiendo.

    Finalmente Best Coast, una de las propuestas que más nos gustó en 2009, en parte gracias a su EP autotitulado y al sencillo “When I’m With You”. Ese sencillo no solamente llamó nuestra atención, sino también la de gran parte del mundo bloguero, y eso ayudó a que Bethany Cosentino y compañía tuvieran algo más de bulla para el LP Crazy For You. Lamentablemente ese disco, en mi opinión, es una desilusión. Lo mejor de Best Coast es “When I’m With You”. Punto. Muchísimo mejor dentro de esa onda de garaje sesentero es el LP de The Splinters, o el de las costarricenses Las Robertas, por si acaso.

    Y no lo podemos llamar hipócrita, porque a nuestro parecer lo que hace TPOBPAH es más indiepop que noisepop, y ciertamente es muy bueno.