CDCblog: Cuestiones harto cuestionables – Radionica Soundsystem. Cualquiera puede cocinar.

Por • Jun 29th, 2011 • Categoria: Cuestiones Harto Cuestionables

cualquiera-puede-poner-discos

Se dice de manera socarrona que detrás de locutores y personas de radio se esconde un músico que nunca llego a ser, bien por talento, suerte o disciplina. Dentro de ese espectro el melómano tiende a soltar la lengua con facilidad; convencido además de que su colección de discos le otorga una sapiencia, o autoridad, o deber de compartir, o en el peor de los casos a imponer su gusto a los demás.

Por el año 2000 (si la memoria no me falla), el dial del radio-reloj Sony blanco de encima de la nevera de mi casa se paseaba entre la 99.1 y 95.9 del FM; entre “La silla eléctrica” y un programa que tenía Jorge Consuegra en el que semanalmente regalaba pases dobles para asistir a los conciertos de la Filarmónica en la Nacional respondiendo las típicas pregunticas culturales de juego de mesa: ¿Quien escribió La muerte en Venecia?

Por esas épocas de la “Frecuencia joven de la Radiodifusora Nacional de Colombia” nadie se imaginaba que, como la liebre, saltara de la nada un fenómeno tan interesante como Radiónica. De pasar de ser una radio donde se dejaba rodar un disco de Pixies a las siete de la mañana y después uno de 311, se pasó a un formato que, servido de una plataforma tecnológica y acoplado a las redes sociales, recoge un espectro amplio y creciente de escuchas jóvenes ávidos de contenido en la radio bogotana. Las cosas no han cambiado en lo sustancial: del dial parco se pasó a un formato de programa concurso, meloso y plagado de juegos, votaciones y cortinillas; pero el sustrato sigue siendo un grupo de radialistas comprometidos con un gusto musical decente y muy buenas intenciones culturales, lo cual hay que aplaudir.

Tan inusitado crecimiento ha generado un desmedido protagonismo de la emisora en cuestión y de sus productores que, semejando la política de administración pública de la capital, han monopolizado y apercollado una serie de intereses bajo el siempre exitoso slogan de “fortalecer la escena nacional”, o simplemente ser el dial bogotano del “indiepoprockmesoindoalternativo” que tanto gusta por estas épocas.

Podría decir que “Radiónica Soundsystem” obedece a la reciente tendencia del “DJ set” -fruto de la involución del DeeJay- en la que cualquier emprendedor prepara durante una semana un puñado de mp3 y se lo suelta a una turba de ebrios en cualquier establecimiento chapineruno. Aunque no lo digo en término despectivo, me apropiaré de la célebre frase del chef Gusteau: «Cualquiera puede cocinar»; así se puede decir también que cualquiera puede poner música.

Ahora, una cosa es poner música y otra cosa es hacer presencia en un evento financiado por el Distrito como “Rock al Parque”, donde como si fuera poco el presentador, la transmisión, los organizadores de eventos, panelistas y encargados de ruedas de prensa y representantes de casas disqueras pertenecen a la “familia” Radiónica. Al igual que en el IDU, hay un conflicto de intereses que deberían ser pasados por el rasero de la ética profesional. Ya son años en los que de manera sistemática la participación de los mismos conocidos personajes están involucrados en las decisiones del festival; ya son años en que hay más aciertos que desaciertos, pero en la presente edición de Rock al Parque presentar a Radiónica Soundsystem en un horario de tarima en el festival es un error garrafal.

El espacio que ocupa quienquiera que vaya a poner música en esa tarima debería haber sido ocupado por alguien del montón de bandas que merecen por lo menos una chiflada o una experiencia de prueba de sonido al aire libre. La escena de rock nacional es pobre, sí, y lo seguirá siendo si no se hacen reflexiones acerca de quién puede cocinar, o quién puede poner discos, que finalmente somos todos. Pero en este caso ya basta con aguantarse al tal System andando por varias plazas haciendo bulla y vitoreando el nombre de una emisora nacional como para tolerarlo en un evento de bandas, no de radialistas.

Cuestión harto cuestionable: Dead Kennedys sin Jello Biafra es como El Binomio de Oro sin Rafael Orozco.

Be Sociable, Share!
Etiquetado como: , , , , , ,

es realizador de Radiocampirana, tribuna desde donde proclama la tolerancia musical basado en La Sonora Matancera, Sonic Youth y Gustav Mahler. Consciente de que lo que escribe con la mano lo borra con el codo – debido a su dominancia izquierda- prefiere ser flaco que famoso y cuando grande quiere ser un Otto de Greiff.
Escriba a este autor | Todas las entradas por

Comentarios Cerrados.