Super Tazón: Las 5 presentaciones de medio tiempo favoritas de @indierod

Por • Feb 4th, 2012 • Categoria: CDCstaff
1777134484_dfe5e3f7d0_zUna rana y un tazón. La NFL nos jode si usamos una imagen de ellos.

El Superbowl se ha convertido en un evento llamativo dentro de nuestro entorno inmediato con la amplia penetración tanto de la televisión por cable como de la satelital, además de internet. La especialidad atlética – que para el televidente promedio de nuestro país es tanto arcana como lejana – ha comenzado a tener una interesante sintonía en lo que se refiere al menos a su última contienda de la temporada.

Una razón muy significativa para esto es el espectáculo de medio tiempo, el que ha ganado considerable popularidad entre los tele-espectadores, precedido por un sólido repertorio de actos provenintes de la música popular de altísimo perfil y reconocimiento orbital. Y es que hasta cierto punto es correcto sostener que el entusiasmo por el fútbol americano ha amuentado paralelamente con la expansión mediática del superbowl; y este a su vez se ha robustecido con llamativas presentaciones que tienen lugar en el receso de mitad del partido.

Es posible que este cinco de febrero en la tarde muchos de aquellos que no son adeptos al juego lleguen por curiosidad a sintonizar la transmisión; y ess por tal motivo que, sin entrar en pormenores casuísticos, esta escueta reseña se dirige a recapitular algunos de los momentos más sobresalientes de este nuevo referente de la cultura popular como lo es half time show del superbowl.

Y es que la audiencia del supertazón se ha vigorizado a través de este intermedio – que es junto a los comerciales tanto más esperado que el propio enfrentamiento en el emparrilado – convirtiéndose asi en un tema de interés nacional con antelación y posterioridad al juego. Eco de lo señalado es es su recientemente adquirida notoriedad más allá de las fronteras naturales del deporte y de la unión americana.

En la pasada década tuvieron lugar interesantes presentaciones que ayudaron a consolidar al evento, reforzando una generosa entrada por los derechos de emisión alrededor de nuestro ancho mundo emitido en directo.

Aquí va una lista de las cinco presentaciones que contribuyeron a la novísima pátina del evento en el extranjero. No es coincidenacia que muchas tuvieran lugar durante el último decenio, en el cual la audiencia de cada superbowl ha superado a la de su versión predecesora. Este es un recuento que va bien tanto para el aficionado de las tackleadas como para aquel cuya motivación es exclusivamente el entre acto: mucho más si se trata de algún potencial paisano cuyo propósito es ver por primera vez el divertimento en cuestión.

5.) Superbowl XXXVI: U2 (Acto especial de apertura por Paul Mc.Cartney), 2002

Rara vez se acostumbra que un número previo al espectáculo principal sea incluído en la transmisión, pero en aquella ocasión Macca fue parte de un muy patriotero montaje de reivindicación nacionalista que combinaba la vocación yankee por los ambajes y que a la vez, a través del mismo, buscaba suavizar el tono de las inusulaes medidas de seguridad que parecián la escinificación del supertazón/holocausto nuclear descrito en La Suma De Todos Los Miedos de Tom Clancy. La canción Freedom fue una de las dos piezas que el ex – Beatle presentara en 2002 (la otra de ellas Vanilla Sky, tema principal de la película homónima de 2001 dirigida por Cameron Crowe), con las que con posteriridad a esta intervención lanzaría una gira por EUA y de la que quedaría el registro Back in the US del mismo año.

No sorprende que se empleara a una figura tan familiar para destender a la audiencia en el Super Dome de New Orleans del rigor marcial de aquella noche – y de paso aumentarle una rayita a los demográficos – con una canción de McCartney que, aunque efectiva, se inscribía en esa lista de sus inuendos anti-bélicos como Black Bird o Let It In que tanto le fueran criticados antaño, especialmente por los proscelitos de John Lennon.

Nota: si esa lisonjera introducción de “America, We Love You” la asocian con un popular filler del canal de televisión donde siempre reverdece la seguridad ontológica de nosotros los tardiós veinteañeros, no es ninguna coincidencia.

U2 por su parte hizo en el entretiempo una presentación predecible en su estilo, pero inédita para los cánones del superbowl. Con una fanfarría bien calculada para televisión los dublineses consiguieron recrear la experiencia de sus conciertos, además de llover sobre mojado con el recargado mensaje mesiánico de Bono que, irónicamente, tuvo lugar durante el avivameinto pre – bélico que antecedería a las guerras con Irak y Afghanistán. El set de canciones incluiría Beatiful Day – primer sencillo del relativamente joven para ese momento All That You Can’t Leave Behind – y el guiño pacifista de MLK. El climax del showcase llegaría con Where The Streets Have No Name, instante en el que echando mano de toda la teatralidad aprendida en su veintena de años de carrera desplegaron desde lo más alto del recinto cerrado un gigantesco pendón sobre el que se proyectaron los nombres de las 2977 víctimas mortales de los atentados del 11 de septiembre de 2001. Ciertamente una presentación que consiguió conmover a los millones de televidentes y más de 70000 asistentes, además de ser tal vez uno de los últimos registros de una presentación de U2 en los que todavía era posible escucharlos verdaderamente tocar muy a pesar de lo artificiosidad de la puesta en escena de ese momento, aunque modesta en comparación con sus más rcientes giras.

4.) Superbowl XLII: Tom Petty & The Heartbreakers, 2008

Para el superbowl XLII aparecía como el menor de los detalles la banda del medio tiempo. Los todo poderosos e infalibles New England Patriots se enfrentaban a los improbables campeones New York Giants que habían avanzado a la final de manera providencial. No obstante, Petty se enacrgó de llevar en compañía de su agrupación de soporte por décadas un show entrañable y preciso en el que reapasó parte de su carrera con The Heartbreakers (American Girl) y de su propia carrera en solitario ( I Won’t Back Down y Runnin’ On A Dream). No obstante, el cenit de su presentación fue la interpretación de Free Fallin’, momento en el que la audiencia que colmara el aforo del University of Phoenix Stadium (Glenadle, Arizona) se desbordó en regocijo con tal vez la canción más exitosa de Petty; y en cierta forma un ominioso designio de los acontecimientos que estaban inmediatamente a punto de desarrollarse. Inesperadamente los New England Patriots poseedores de una marca perfecta de 18 – 0 – y además cuadruplicaban en las apuestas a sus contendientes, los New York Giants – vieron como en el último cuarto se les escapó el partido que ganaría en contra de todos los pronósticos – literlamente hablando – la franqucia de la ciudad de la que sobran los apelativos, escribiéndose así otra página más de la agria y añeja rivalidad de las ciudades de Boston y New York.

3.) Superbowl XXXIX: Paul Mc Cartney, 2005

De nuevo aprece el ilustrísimo hijo de Liverpool en este listado; y es que la NFL le gusta jugar a seguro: un Beatle es, innegablemente, hacer veintiuna.

Como todas las presentaciones de Mc.Cartney la nostalgia estaba a la orden del día y por eso acudió al repertorio de los Fab 4 con Drive My Car y Get Back, cubriendo así desde la época en que el flequillo tenía los días contados de Rubber Soul hasta el colofón de la banda con Let It Be. Por su carrera como solista, la versión de Live & Let Die haría el trabajo de llevar por el frenesí del arena concert de su periodo con Wings a los más de 78 mil asistentes del Alltel Stadium de Jacksonville, Florida. El cierre – como no podía ser de otro modo – fue con la muy generacional Hey Jude, con la que le puso la cereza al tope de la crema a un muy edulcorado toquín que como pocas ha dejado satisfechos a todos por igual.

2.) Superbowl XXVII: Michael Jackson. 1993

Tanto se ha hablado desde la muerte de MJ que ya todo parece que se ha dicho, y más aún, que no es que subsistan muchos deseos de verter más líneas de tinta virtual acerca de su legado. Algo es cierto: antes de su aparición en un show de medio tiempo este espacio tenía un perfil bastante discreto, casi desapercibido. Su inclusión transformaría el receso obligatorio en el evento que es motivo de aclamación o repudio transnacional como lo conocemos en el presente. Y es que en aún en la cúspide de su popularidad, la figura indiscutiblemnte más conocida del pop mundial se prestaba para ser parte del evento que – en ocasión de su participación – llegaría a convertrirse en el acontecimiento de mayor interés en nortemérica.

Pero nada es lo que parece, y más en el negocio del entretenimiento. Esta estrategia publicitaria no se sustraería – como fuera la constante en gran parte de la carrera de Jackson – de las controversías personales. En sus momento esta fue una medida de contención de daños ante las acusaciones de comportamiento indebido con menores que fueron levantadas en contra del aquel entonces ‘rey del pop’. Sin importar las segundas intenciones con las que sus promotores y él mismo decidieron hacer parte del juego – que tuvo lugar en el Rose Bowl de Pasadena, California – este fue un punto pivotal para el ascenso mediático del juego de campeonato de la NFL. Lastimosamente para Jackson su carrera de allí en más solo conoció el declive hasta el día de su muerte, momento para el cual dentro del compendio de sus presentaciones memorables en vivo se ha citado, y no con poca frecuencia, esta aquí señalada. La misma incluyó el muy deportivísimo tema Jam (recordemos que en el videoclip de esta canción aparecía junto a Michael Jordan), además de los inmarcesibles Billie Jean, Black or White y Heal The World.

1.) Superbowl XLIII: Bruce Springsteen, 2009

Bruce Springsteen y el superbowl: la idoneidad de las actuaciones de The Boss para los auditorios multitudinarios hace pensar que esto ha debido de darse muchos años antes. En pocos espectáculos dentro del variopinto catálogo de colaboraciones musicales a los eventos deportivos se ha podido experimenter tanta sincronía. Springsteen en compañía de la E Street Band son bien conocidos por haberle dado una nueva vida al que peyorativamente se ha conocido a lo largo de la historia como el stadium rock (el cual siempre ha sido visto por encima del hombro por su obvia intención de recrear puestas en escena en las que la cantidad sobrepasa a la calidad). A pesar de esta consideración despectiva, el genio de Springsteen estuvo en equilibrar dentro un sonido directo, potente y visceral composiciones aún – o tal vez más – vigentes sobre la clase trabajadora y sus cotidianes viscicitudes. Su llamado intruductorio previo al espectáculo para el público a “bajar las barritas de pollo” y alejarse “doce minutos del gucamole” era tanto parte de un muy elaborado amaño que con astucia cazurra solamente él – y nadie más que él – podía sacarse del sombrero y salirse con la suya como una invitación a ser partícipes de una de las presentaciones mejor logradas para la televisión: Al fin de cuentas él es el “jefe”, y a los jefes hay que hacerles caso!

El repertorio de este breve concierto – que tuviera lugar en el estadio Raymond James de Tampa Bay, Florida – fue en su orden: 10 Avenue Freeze Out, Born To Run, Working On A Dream y Glory Days. El detalle de cambiar las referencias sobre beísbol y acotarlas al fútbol americano en esta última canción fueron un coqueto detalle recibido por beneplácito por los fanáticos. Además esta fue una de las últimas apariciones multitudinarias de The Big Man Clarence Clemons (1942 – 2011) saxofonista insigne de la banda y en buena parte el responsable por el éxito en directo de esta.

Sería justo también hablar de los gazapos de otras ediciones (Janet Jackson y Justin Timberlake, The Who, Black Eyed Peas) y de algunos otros de los cuales hay opiniones divididas, pero eso extendería demasiado a esta reseña y sería materia para otro vivificante momento de reflexión de la cultura pop. Finalmente, ya con el anuncio del setlist correspondiente a la presentación este domingo de Madonna no queda más que esperar a ver que nos deparará con Madge en esta nueva aventura para ella. De momento aquí está la nueva canción perteneciente a su próximo álbum: Gimme All Your Lovin’ – la que será promocionada dentro de su show en compañía del sabor del mes del pop del ringtone Nicki Minaj y la más agraciada, musicalemente hablando, M.I.A – que ya con esta aparición es posible que olvide las varias veces que se le negara el visado americano por considerarle beligerante por el lado paterno…  ¿La revolución te llega hasta que la fama te alcanza?

P.S: El videoclip ha sido removido de YouTube por las implicaciones comerciales del adelanto… ¿O será que mejor guardan un poquito de misterio hasta la noche del domingo..?

Por Rod Avila (@indierod)

Be Sociable, Share!
Etiquetado como: , ,

es un colectivo misterioso. Colaborativo pero misterioso.
Escriba a este autor | Todas las entradas por

Una Respuesta »

  1. ¿Y el del caleño favorito de todos, Prince? ¿Eh?